Cómo tener un sofá verde y no morir en el intento